Historia

  • RESEÑA HISTORICA

    Tepeyanco, municipio ubicado a 10 km., al sur de la ciudad capital del estado de Tlaxcala,es parte de la Zona Metropolitana de Puebla-Tlaxcala.

    La palabra Tepeyanco, proviene del náhuatl  teniendo dos significados: uno es “en el cerro nuevo” y el otro “ir hacia los cerros”.

    Asimismo, la palabra Tepeyanco se integra con los vocablos yancuic, que quiere decir nuevo, así como con la partícula co, que denota lugar. De igual forma la palabra Tepeyanco deriva del termino Topoyanco, esto en razón de que en la territorialidad había arboles de un fruto llamado Topoya, en consecuencia, se le puede dar el significado de “lugar de las Topoyas”.

    Cabe mencionar que, el ahora municipio de Tepeyanco se vio inmerso en diferentes épocas de la historia, iniciando en la época Prehispanica, ya que es en esta comuna donde se localizan los primeros asentamientos prehispánicos, a partir del establecimiento de los primeros grupos que desarrollan una agricultura incipiente 1800 –1700 a.c., y hasta la llegada de los españoles en 1519, pero sólo adquiere importancia en las fases Texcalac (650 a 1100 d. C.) y Tlaxcala (1100 a 1519-21 d. C.). La población que habitó el área del señorío de Tepeyanco (Topoyanco), entre el 900 y el 1519 d.c., fue la Teochichimeca, hablante de la lengua náhuatl. Sin embargo, Ma. Asunción García Samper, comenta que la población pudo presentar una integración mixta debido a la presencia de otomíes, quienes se establecen en las zonas periféricas de Tlaxcala, considerando a Tepeyanco como una población limítrofe en la margen meridional de la Provincia. Tepeyanco es un señorío que emerge hacia el final de la parte temprana de la fase Texcalac (650 a 900 d. C.) y adquiere plena presencia durante la parte tardía (900 a 1100 d. C.). El surgimiento de este señorío esta íntimamente ligado a la caída de Cacaxtla, la que ejerció el control de la región durante la primera mitad de la fase Texcalac. En general, la población se concentra durante Texcalac temprano hacia el centro y oriente inmediato del actual Tlaxcala, lo mismo sucede con los asentamientos mayores, con excepción de un buen número de villas y aldeas dispersas y algunas concentradas- que se ubican hacia la parte sur. Se observa, por lo tanto, una mayor concentración de la población en un área que se ve delimitada entre Tepeyanco, por el sur, y Xaltocan, hacia el norte central. Para estos momentos el control de la sociedad esta en manos de los militares, quienes consolidan una organización social sustentada en pequeños estados confederados, para defenderse del ataque de nuevos arribeños o de los grupos asentados al sudoeste: Huejotzingo y Cholula. Entre estos estados sobresalen dos pueblos grandes o ciudades: Tepeticpac y Tepeyanco, cabeceras de dos de los más importantes señoríos que albergan una población entre 4 500 y 5 000 gentes cada una. En cuanto a Tepeyanco, aunque también se ubicó en un lugar hasta cierto punto defendible, sin embargo, lo que lo hacía importante y de población numerosa fue la existencia de manantiales, buena tierra de labor y la presencia de la Laguna de Acuitlapilco generadora de buena cantidad de alimentos. Los habitantes de la región vivían principalmente del cultivo, a través del sistema de chinampas, debido a su proximidad con el Lago Acuitlapilco o ciénegas, de tal manera que el cultivo agrícola maicero es la base alimenticia, por esa circunstancia es considerada la tierra del maíz.

    Entre las artesanías destaca la producción de artefactos de piedra, puntas de proyectil, navajas prismáticas, artefactos para moliendas de granos, metates, etc., los artesanos en cerámica modelan piezas de varias tonalidades que van del negro, blanco, rojo o café. En algunos casos están mezclados y la decoración exterior del recipiente consiste en figuras en formas de líneas onduladas. Al respecto se han encontrado comales, malacates, figuras de barro cocido y personajes guerreros. Para 1100 a 1519 los asentamientos de Tepeyanco acceden a la fase conocida como la cultura Tlaxcala “nombre que ha sido dado a un grupo de asentamientos humanos que comparten la misma cultura material, que conforman una serie de señoríos y que se distribuyen en un área determinada, con semejante tradición”. En este periodo Tepeyanco es uno de los señoríos más fuertes. Aparte de su ubicación geográfica, contaba con una población numerosa, tendría un dominio importante en la región, a pesar que en las crónicas se mencionan en su mayoría a cuatro señoríos: Tepeticpac, Ocotelulco, Quiahuixtlán y Tizatlán. Con la llegada de Hernán Cortés y su ejército a tierras tlaxcaltecas, se lleva a cabo una serie de enfrentamientos entre españoles y tlaxcaltecas. Una de las primeras batallas se realizó en Tecoac, dirigida por Xicohténcatl, hijo del gobernador de Tizatlán y Maxixcatzin de Ocotelulco. Es posible que algunos guerreros del señorío de Tepeyanco hayan participado en el ejército de Xicohténcatl. Aún más significativo resulta el hecho de que Tepeyanco aportó sus contingentes para las batallas que la alianza hispano-tlaxcalteca llevada a cabo en Cholula y Tenochtitlán, lo que queda de manifiesto con la participación del capitán Tecapanecatl Tenamazquiquiltecuhtli, que es a la vez señor de este cacicazgo, y quien posteriormente en el marco de la evangelización es mandado a ejecutar por Fray Martín de Valencia, acusado de practicar la idolatría. Tepeyanco constituyó uno de los señoríos importantes y de mayor población. Tepeyanco participó en la batalla de Cholula y la caída de Tenochtitlán el 13 de agosto de 1521. Ahí tuvieron una actuación destacada los generales tlaxcaltecas Cuamatzi, señor de Contla, Tecapanecatl de Tepeyanco y Acxotecatl de Atlihuetzía.

  • LA COLONIA

    Los franciscanos practicaron una conversión lenta pero eficaz, sustituyendo los templos paganos por varios monasterios, utilizando los materiales de sus anteriores templos para la construcción de estos, asegura J. Juárez Flores, además se construyeron en diversos puntos estratégicos en las zonas más urbanas de Tlaxcala. El primero, en la ciudad de Tlaxcala y para 1542 el de Tepeyanco. Las primeras construcciones conventuales que se efectuaron fuera de la ciudad de Tlaxcala en 1550 fue la de Tepeyanco y Atlihuetzía. El haber escogido estos dos sitios, ambos muy cercanos a Tlaxcala, dejó grandes porciones de la provincia sin frailes residentes; probablemente esto fue el resultado de las necesidades mayores de la población. La primera licencia para un monasterio de Tepeyanco se expidió desde 1542, pero los frailes se establecieron en forma permanente en 1544. En octubre de 1554 ya se había iniciado su construcción y se destinaron 150 pesos, que se dieron a los franciscanos, tomándolos de la real hacienda para su terminación. La iglesia es mencionada en 1558 como si ya estuviera abierta al culto; y en las reuniones del Cabildo de ese año se hicieron planes para construir conductos para el abastecimiento del agua del edificio. El conflicto entre el clero secular y regular, arrastra consigo la estructura anteriormente organizada en varias doctrinas. Tepeyanco o Topoyango, no sería la cabecera doctrinal pues esta pasaría a Zacatelco. La organización señorial que hasta 1640 estaba sujeta a San Francisco Topoyango, pasó a depender de la doctrina y beneficio de Santa Inés Zacatelco. Al finalizar el primer siglo de la colonia, los señoríos y sus poblaciones fueron perdiendo autoridad al introducirse y apropiarse los españoles de tierras tlaxcaltecas. También contribuyo de manera decisiva a la penetración española, muerte de numerosas poblaciones como consecuencia de las epidemias, dejando abandonadas muchas tierras. Tepeyanco se vio inmersa en esta situación, ya que viejas necedades indígenas fueron transferidas a los españoles a fines de los siglos XVI y XVII. Según los datos obtenidos en el Archivo General del Estado de Tlaxcala, que en el lapso de 1527 a 1597, se llevó a cabo una donación de tierras hecha por mujeres con nombres indígenas a Juan de Solís, que contaba con propiedades en Tepeyanco. Según los padrones de cabildo llevados a cabo para contar los tributarios de la Provincia en 1623, “San Francisco Topoyanco, cabecera de Ocotelulco, con 42 fojas y en ellos descritos dos mil setenta indios casados y cuatrocientos setenta y dos viudas y viudos”. En 1640, objeto de la renovación eclesiástica en Europa, llega a tierras tlaxcaltecas Juan de Palafox y Mendoza. Tepeyanco, a través de las autoridades virreinales, luchó por la elección de su alcalde, a pesar de que el Cabildo mantuvo trabas para evitar la elección, pero a pesar de todo, Tepeyanco ganó la gestión y en 1703 designó un alcalde y tuvo la jurisdicción de los pueblos que dependían de la parroquia de Zacatelco. Por breve tiempo Tepeyanco tuvo la jurisdicción civil de San Juan, San Lorenzo, Santo Toribio, Santa Catarina, San Marcos y San Antonio, pues Zacatelco defendió sus intereses y su territorio eclesiástico, hasta lograr el derecho de elegir a su alcalde. Un testigo confirmó que “Topoyango forzaba a los pueblos de su jurisdicción a darles servicios personales y otros reconocimientos y derramas”. En realidad, Topoyango no hacía más que ejercer su antiguo dominio sobre sus sujetos, conforme la organización política indígena. Santa Inés, con el simple argumento de contar con suficientes tributarios, ganó en 1723 el derecho de formar “República” o elegir a un alcalde y sus regidores. Así, la estructura civil y eclesiástica, estarían vinculados y asentados en una misma cabecera, pero no sería Tepeyanco. Siglo XIX.

  • LA INDEPENDENCIA

    El estado se divide en siete partidos que son: Tlaxcala, lxtacuixtla, Nativitas, Huamantla, Chiautempan, Tlaxco y Apizaco. En el partido de Nativitas quedaría sujeto Tepeyanco. Durante el siglo XIX, Tlaxcala presentaría varios cambios en cuanto a su organización administrativa y jurídica. Primero, es dividida en partidos con nombramientos de territorio federal, para 1834-1835, durante el gobierno de Santa Anna, se convierte en centralista, con un distrito sujeto al departamento de México y gobernado por un prefecto. En Tlaxcala, se forman tres partidos para su mejor administración: Tlaxcala, Huamantla y Tlaxco. En el primero, se encontraría Tepeyanco. Con el derrocamiento de Santa Anna, retorna al federalismo, considerado como territorio y gobernado por una diputación y un jefe político.

  • LA REFORMA

    En Tepeyanco, se realizó una batalla entre liberales y conservadores, lo que atestigua que Tlaxcala participó en la lucha armada. Así: “Para el mes de diciembre, el guerrillero Carvajal y Alatriste, se encuentra en sus cuarteles del Cerro Blanco, en Tlaxcala. Al tener noticias de que fuerzas armadas revolucionarias, procedentes de Texmelucan, se dirigían con rumbo a Puebla, Carvajal mandó al comandante Francisco Bocanegra, para que les interceptara el paso. La acción de armas se desarrolló el 26 de diciembre de 1859, en la población de Tepeyanco, y salieron triunfantes los liberales, destacándose por su valor, los capitanes Fernando de Nava y Rafael Cuéllar, que ocasionaron la muerte del conocido conservador Antonio Daza y Argüélles“. En 1868-1872 Miguel Lira y Ortega divide el estado en cinco distritos, cuyas cabeceras serían: Tlaxcala, Tepeyanco, Huamantla, Tlaxco y Calpulalpan. Tepeyanco retorna el nombramiento de cabecera, que desde la colonia le fue adjudicada a Zacatelco, por más de un siglo. La vida social en Tepeyanco seguía basándose en la economía agrícola, de las haciendas cerealeras, y en la producción de autoabasto, generada por los pequeños propietarios, quienes complementaban sus ingresos con la manufactura de paños. Esta última era una actividad doméstica y artesanal, que dependía de la materia prima que le vendían las haciendas, y al adquirir la materia prima en Puebla, los artesanos de Tepeyanco adquirieron una relativa independencia para comprar sus insumos y vender su tejido al mercado poblano. A pesar de todo, la agricultura continuó siendo la base de su economía. 

  • EL PORFIRIATO

    A los problemas de tierras había que sumar los que surgían por el uso de recursos naturales, como el agua por ejemplo. “La población de Acuitlapilco, consiguió del gobierno el reconocimiento de su propiedad sobre las aguas de la laguna del mismo nombre, frente a las pretensiones que también tenían sobre ellas los de Tlaxcala y Tepeyanco“, sin embargo Tepeyanco retiene mitad de propiedad de la laguna, como parte de la comunidad de Santiago Tlacochcalco.

  • LA REVOLUCIÓN MEXICANA

    En ese mismo año Tepeyanco tiene serios conflictos con Santa Isabel Xiloxoxtla, uno de los pueblos que estaban en su jurisdicción, ambos se disputarían las tierras de la Hacienda Santa Ana los molinos, situación que perduraría varios años. Hasta que en 1924 son cedidos a Santa Isabel con el desacuerdo de Tepeyanco. Época Contemporánea. El crecimiento demográfico de Tepeyanco permitió la constitución del municipio de Santa Isabel Xiloxoxtla y San Juan Huatzinco. Actualmente, el municipio de Tepeyanco es cabecera municipal de San Cosme Atlamaxac, San Pedro Xalcaltzinco, Santiago Tlacochcalco y los barrios de La Aurora, las Águilas y Guerrero. Los habitantes de Tepeyanco se dedican fundamentalmente al cultivo del maíz, fríjol, verduras y frutas, sin olvidar la producción de aguacate, conocida como la variedad Tepeyanco a nivel nacional e internacional; otros más laboran en las fábricas más cercanas en el corredor industrial de Xiloxoxtla, Chiautempan, Xicohténcatl y Puebla. También se desempeñan actividades profesionales como la del magisterio y otras de carácter universitario.